lunes, 17 de agosto de 2015

TOMANDO MATE CON EL VIEJO VIZCACHA (2 relatos)

CUANDO NIÑO, TOMÉ MATE CON EL VIEJO VIZCACHA

-Yo conocí al Viejo Vizcacha… -le dije al profesor cuando recitaba los versos del Martín Fierro.
-¿De verdad que usted lo ha conocido jovencito? – me preguntó irónicamente ante la risa desatada del resto de la clase.

-¡Sí señor! – respondí con seguridad.

-Pues entonces, niño, cuéntanos cómo fue ese encuentro…-exigió el españolizado profe.

Entonces comencé a contar mi pequeña historia: “Todos los veranos, con mi primo Francisco, pasamos las vacaciones en el campo de nuestros tíos Eduardo e Inés. Como ellos no tienen familia, nosotros pasamos a ser sus hijos adoptivos por quince días. Nuestra principal diversión es cabalgar unos matungos viejos muy mansos, pero no menos mañeros, que están gordos y lentos de haraganería. Los  tíos solo se ocupan de darnos de comer y vigilar que nos lavemos antes irnos a la cama, una recomendación de nuestras madres que la tía Inés cumple religiosamente. Del resto se encarga Vicente Luna, el peón entrado en años que vive en una casita ubicada detrás del galpón donde se guardan las herramientas, la chatita Ford A y algunas bolsas de cereales. Vicente es el que nos lleva a todas partes, desde arriar las vacas, atender la majada de ovejas y revisar los hilos de los alambrados, hasta levantar los huevos del gallinero. De vez en cuando, con gran habilidad, Vicente caza con sus boleadoras algunas perdices que después cocina a la parrilla; entonces cenamos con él. Cuando esto sucede nos
dice:No hagan renegar a doña Inés. Coman conmigo así ella no tiene que cocinar’. Y la verdad es que a nosotros nos gusta más comer con Vicente, porque nos cuenta laaaargas historias de gauchos matreros que andan vagabundeando por la zona. Dos veces a la semana vamos al pueblo a buscar las cartas y los diarios que recibe el tío; a veces la tía nos encarga que compremos el pan. Lo que sí hacemos siempre, es llevarle algún pollo o pavo desplumado con algunos duraznos y peras al cura del pueblo, además de la infaltable bolsa de higos, que según la tía Inés, son la debilidad del padre Pedro.

Y fue a nuestro regreso de una de esas cabalgadas, que nos sorprendió una tormenta de viento y tierra. Para evitar la mojadura, Vicente ordenó que apuráramos el trote para llegar lo antes posible a la tapera que está a medio camino. Cuando estábamos a unos 50 metros se largó el aguacero y llegamos al refugio todos empapados. Grande fue nuestra sorpresa al encontrarnos con tres caballos atados a un árbol y observar que salía humo del interior de la casucha. Vicente se apeó y nos hizo señas de silencio, y que esperáramos en la galería. Al rato salió y nos ordenó que entráramos. Allí había tres gauchos mateando, uno de ellos era un viejo barbudo y sucio. ‘Estos son los gurises del patrón’ dijo Vicente a modo de presentación. Los jóvenes gauchos levantaron la vista y nos dieron la bienvenida; el viejo, mate en mano, nos miró con cara de malo y soltó: “Donde los vientos me llevan, allí estoy como en mi centro. Cuando una tristeza encuentro, tomo un trago pa’alegrame. A mi me gusta mojarme por ajuera y por adentro”, y lanzó una carcajada endiablada. “Tome un amargo compadre” - le dijo a Vicente extendiéndole el mate. “Al menos mójese las tripas pa’seguir andando”. Vicente tomó el mate y agradeció la gentileza del viejo; luego, nos miró a nosotros, y para tranquilizarnos agregó: “Este es el gaucho Vizcacha, del que tantas historias les conté, y los mozos son los hijos de Martín Fierro, el gaucho errante de nuestras pampas”. Entonces el viejo volvió a tomar la palabra y confirmó lo de Jacinto: “Ansí es, me llaman ‘el viejo vizcacha’, por avaro y mandón, pero recuerden siempre que el que gana su comida, bueno es que en silencio coma, ansina ustedes ni por broma, quieran llamar la atención, nunca escapa el cimarrón, si dispara por la loma”.

Cuando paró la lluvia montamos nuestros matungos y partimos en silencio rumbo a casa. Sólo hablaba Vicente, que nos contaba sobre las penurias de los chicos Fierro y el aguante que tenían para con el Viejo Vizcacha. Andaban por la zona haciendo un gran arreo de ganado cuando fueron sorprendidos por la tormenta que los obligó a refugiarse en la tapera. Así conocí al Viejo Vizcacha”.

Cuando terminé mi relato se oía hasta el zumbido de las moscas. Todos, incluso el profe, estaban en silencio y con la boca abierta. Es que mi historia era real; yo había mateado con el Viejo Vizcacha y los hermanos Fierro, y eso fue a mediados del siglo XX, en medio de estas extensas tierras planas de  horizontes infinitos.

NOTA: Mi homenaje a don Vicente Luna a quien recuerdo con especial cariño. Gaucho noble y paciente, gran domador y jinete habilidoso. 
Cementerio de San Eduardo. Don Vicente Luna es recordado
por sus sobrinos en una placa sin fecha de fallecimiento















 CAMINO DE LA RASTRILLADA

El tren llegó a Pergamino al atardecer y los viajeros se dirigieron al hospedaje del pueblo. En el establo estaban los carruajes y los caballos listos para la travesía del día siguiente. El clima  caluroso demandaba que la partida debía iniciarse muy temprano, hacia los campos del Venado Tuerto. Frente a la posada, y desde muy temprano, mucha  gente se juntó para ver los carruajes nuevos y los caballos de pedigrí con lustrosos arneses dorados, prontos para la travesía. El espectáculo era inusual para el pueblo, que no estaba acostumbrado a ver a tata gente arribar por ferrocarril.  “¿Qué andarán buscando  por acá tantos ingleses?” se preguntaban, sin saber que era un grupo de intrépidos adelantados dispuestos a ensanchar las fronteras de la pampa y poblar las desiertas tierras santafesinas.

A medio camino, el sol estaba en plomada y el calor agobiante obligó a los viajeros a tomarse un descanso a orillas de una laguna, donde los animales pudieran abrevar. En el otro extremo del pantano, se divisaba una columna de humo que llamó la atención a Don Eduardo Casey -guía de la expedición, hombre intrépido y observador- quien de inmediato tomó sus catalejos y pudo escrutar un reducto. Ante el temor de una embestida maleva que pusiera en riesgo a los viajeros, montó a caballo y partió hacia el lugar acompañado por el postillón.

Cuando llegaron al asentamiento, tres hombres salieron a su encuentro con cara de pocos amigos. Casey, avezado en estas huestes, les ganó de mano y saludó efusivamente con un “¡Buenas tardes paisanos!” y se apeó del caballo. “Ando buscando ayuda” dijo con autoridad aplomada. “Se nos ha quebrado una pierna el postillón y necesitamos unos maderos para entablarlo”-arguyó con astucia. Los tres  hombres seguían inmutables mirándose unos a otros, como si no entendieran el lenguaje del forastero. Entonces Casey
continuó: “Tengo a cambio aguardiente y tabaco para compensar”. En ese instante se miraron entre ellos dando señales de aprobación a lo que el más veterano respondió: “Aura sí hay trato”. De inmediato Casey le ordenó al postillón que fuera a buscar lo prometido mientras él continuaba conversando con sus anfitriones, que lo invitaron a matear con un anciano que, cobijado bajo un toldo precario, estaba sermoneando a un chico que escuchaba con atención sus palabras.

 -“Vos sos pollo, y te convienen toditas estas razones, mis consejos y lecciones, no echés nunca en el olvido, en las riñas he aprendido a no pelear sin puyones”, decía el viejo apuntándole su índice derecho, y con la izquierda sostenía el mate humeante. En eso estaba cuando giró la vista a los recién llegados; y como queriendo legitimar sus regaños, espetó: “Con estos consejos y otros que yo en mi memoria encierro, y que aquí no desentierro, educándome seguía, hasta que al fin se dormía, mesturao entre los perros”,  y tomó la pava enhollinada y vertió agua en el mate que alcanzó al forastero: “Me yaman el Viejo Vizcacha” dijo “Porque me achacan roñoso y agarrau, pero mi cumpa Martín, ánima en pena que anda rondando el pago, me dejó a este gurí guacho pa’ que no juera pillao por la milicada”.

¿Quién era Martín? - preguntó Casey devolviendo el mate acabado.

El gaucho Fierro -respondió el cacique anfitrión.

-¿Y anda por estos pagos? -indagó nuevamente Casey.

-No se sabe, porque se ha cortado entre los infieles cuerpiándole a los milicos, el viejo, que siempre anda echando panes, lo da por muerto fantaseando con su ánima  penando querencia… 

-Es ansina aparcero, -soltó el viejo Vizcacha- ¡La pucha si era guapo el Martín! ¡Se retoba conmigo cuando el gurí se mete en nido ajeno!¡Pero el muy ladino es astilla del mismo palo y no lo puedo enderezar! -Deliraba malignamente el viejo como queriendo probar la dureza con la que trataba al chico.

Y así siguió la conversa,  entre los delirios del Viejo Vizcacha y la preocupación de don Eduardo por ganarse la confianza de este revoltijo de criollos y aborígenes; matreros y forajidos; temibles y mansos nómades lanzados a su suerte en medio del desierto pampeano, mientras esperaba el regreso del postillón con los elementos de canje. Sin dudas -casi con certeza- se podría afirmar que don Eduardo Casey fue el primer gringo con alma gaucha, que campeó estos confines inciertos donde mateó con el Viejo Vizcacha a orillas de la laguna, camino de la rastrillada.

Este relato obtuvo Mención de Honor en el certamen "Mateando con el Viejo Vizcacha" que organizó el área Literatura de la Municipalidad de Venado Tuerto por el día de la tradición. 10 de noviembre de 2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario